sábado, 4 de abril de 2015

Y los sueños, sueños son...¿O no?



Eran las 6:53 de la mañana de un sábado de abril, me desperté de un sueño, el cual os quiero contar.
El sueño tiene varias ubicaciones, una estoy en casa, otra en un programa de televisión y en la tercera estoy en una boda. Las acciones se mezclan entre sí, lo cual no tiene ni pies ni cabeza, (así son los sueños), da igual el orden de las mismas, una primero y las otras después. No me enrollo más, empiezo.
Estábamos en un programa de televisión, y digo estábamos, pues me encontraba en plató y en directo con un amigo famoso, sería alguna de esas entrevistas a las que él está acostumbrado, pues yo ni soy, ni quiero, ni me lo merezco, ni me apetece.
(No voy a decir el nombre, por respeto y porque no viene al caso, él ya lo sabe).
Lo único que recuerdo de ese momento del sueño, es que uno de los tertulianos era Kiko Matamoros, y es raro porque esa cadena debido a sus programas me da asco. Además que pintaba yo en un programa con un conocido cirujano, al cual admiro por su forma de ser y de ver la vida.
En otro momento del sueño estaba en una boda, una boda de ricos, esos que por tener los bolsillos llenos de billetes, se creen mejores que tú, (que a saber como los han conseguido), y te miran por encima del hombro, y eso a mí me la suda, me la sudaba y me la sudará siempre...jeje
En el sueño iba entonao, vamos que me había bebido más de una copita...jeje. El caso es que estaba en una especie de restaurante, de esos donde se hacen convites y celebraciones. Yo me encontraba cambiando el agua al canario, por no decir meando, que queda muy mal de cara al público...jeje. Pues haciendo esto, e inmerso en mi pequeño pedal, alguien, (una mujer),con una cuchillo, asesina a un hombre. Yo sin comerlo, ni beberlo, (bueno, beberlo sí, por eso el pedete que llevaba conmigo), me veo enfrascado en semejante situación. Soy testigo de ese asesinato, que no sé si es por dinero, por amor, o por que la mujer los había comprado por la mañana y estaba viendo si la compra había sido factible...jajajajajajaja
Es lo que tienen los sueños, que a veces no te dicen nada, ni sabes el por qué, ni como interpretarlos.
Siguiendo con este momento del sueño sólo decir que yo era testigo, (y no de Jehova), pero la que estaba probando su compra en el cuerpo de otro, sin yo  saber si se trataba de su marido, novio, amante o que estaba allí por casualidad. Ellos no me veían a mí, pero yo sí a ellos, esta es la parte del sueño que más me desconcierta, porque no me dice nada de nada y no sé a que viene.
Ahora la tercera, que es la más interesante y si creo que tiene un significado para mí.
Me encuentro en la que se supone que es mi casa, pero no se parece en nada a la mía en verdad.
Mi amigo, el de la entrevista de televisión, está apoyado de pié en la cocina y parece como si estuviera cansado, fatigado o durmiéndose. La cabeza la tiene dentro de la camisa, (como cuando te vas a quitar la camisa y se te queda enganchada y pareces el jinete sin cabeza), y decía que se sentía mayor, sus palabras eran, "me estoy haciendo mayor" . Aquí termina esa situación, que va ligada a la última secuencia del sueño.
Estábamos en un lugar que se suponía era mi casa, sentados alrededor de una mesa redonda, (que en realidad era una especie de cobertizo, de esos que salen en las pelis donde se guarda la paja), nos encontrábamos mi mujer, mi hijo,(que era mi hermano, el real, el hijo de mi madre verdadera), su novia y una amiga de ella.
Su novia muy enfadada nos acusaba de juzgarla, de no quererla para mi hijo, pero en realidad en el sueño era la primera vez que la veíamos, nunca habíamos estado juntos antes, (o por lo menos en el sueño no me da más pistas...jajajajaja).
Eso me indignaba, y me levantaba furioso, ella venía a mi casa a acusarme de juzgarla, sin ni siquiera conocerme. Me levante y le canté las cuarenta y además salí a la puerta del cobertizo a gritar a los cuatro vientos, (que por lo visto había traído a los amigos consigo) y les dije lo mismo que a ella. Vamos, venir a mi propia casa a juzgarme de algo que siempre he detestado, además creo, que no soy de esa clase de personas que juzga a nadie por como vaya vestido, ni por la primera impresión, ni por lo que parezca o deje de parecer, es más, intento comprender cosas que no van conmigo y que si no me afectan a mí directamente, le busco una lógica o intento buscarla.
Bueno, pues sólo me queda despedirme, no sé si a vosotros os dice algo este sueño, o descifráis algún mensaje en él. Yo sé que me ha gustado, que me ha venido a decir que lo escribiera, pues así lo voy desenmarañando, y que lo que parecía que no tenía lógica, poco a poco va tomando cuerpo. Que me he levantado con un buen sabor de boca y seguro que son muchas cosas que me barruntan interiormente.
Un saludo de Capi y hasta la próxima...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada